Blázquez alerta del «riesgo de caos» ante una ruptura de España

 LAURA DANIELE, en ABC

El presidente de los obispos tilda de «grave» la situación creada por quienes actúan «al margen o contra la ley»

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Ricardo Blázquez, aprovechó ayer su discurso de inauguración de la Asamblea Plenaria para referirse al desafío soberanista catalán. Aunque éste no fue el tema central de su mensaje de bienvenida a los obispos, el cardenal quiso recordar la posición de la Iglesia frente a una posible ruptura de España. Para ello trajo a la memoria la instrucción pastoral «Orientaciones morales ante la situación actual de España», aprobada por la Asamblea Plenaria en 2006 y en el que los obispos reconocen la unidad de España como un bien moral.

Casi una década después de ese documento, el cardenal Blázquez volvió a recordar ayer el desasosiego que esta cuestión despierta en la Iglesia. «Nos preocupa grandemente la grave situación creada por quienes, al margen de la ley y en contra de la ley, pretende romper la unidad de España», afirmó el prelado, quien advirtió que «poner en cuestión de manera unilateral, esta situación constitucional introduce inseguridad, inquietud, incertidumbre, riesgo de caos, división en la sociedad».

El aviso también fue extensivo a los partidos políticos, cuyas «pretensiones» de cara a las próximas elecciones generales del 20 de diciembre manifiestan «una clara tendencia al laicismo». «No deja de sorprender que surjan voces excluyentes del hecho religioso, especialmente de la fe católica en la vida pública y social», afirmó Blázquez. Aunque no hizo mención a ningún partido en concreto el cardenal se refería a la propuesta del PSOE de quitar la asignatura de Religión del currículum y horario escolar o de Podemos e Izquierda Unida que proponen en su programa electoral la anulación de los Acuerdos Iglesia-Estado o la eliminación de la casilla de la Iglesia en la declaración de la Renta.

La Asamblea Plenaria había arrancado con un recuerdo a las víctimas de los atentados terroristas del pasado viernes en París. «Condenamos enérgicamente el atentado en serie y protestamos porque se utilice el nombre santo de Dios para justificarlo. Es una profanación», afirmó el cardenal.

Leave a Comment

Your email address will not be published.