También política

También política

Rajoy recibió ayer a los líderes de Ciudadanos y de Podemos en la Moncloa para aunar fuerzas ante el proyecto de resolución secesionista que se va a debatir en los próximos días en el Parlamento de Cataluña. Rivera e Iglesias mantienen posiciones muy diferentes sobre cuál es la solución al desafío independentista. Pero como Pedro Sánchez, y como la mayoría de los españoles incluidos los catalanes, rechazan una ruptura de España a todas luces contraria a la ley y la Constitución.
Rajoy tiene en este momento dos tareas bien diferentes pero complementarias. Una es dar respuesta jurídica adecuada al dislate de los independentistas. Parece que lo más oportuno es recurrir al Tribunal Constitucional cuando proceda. La otra tarea es política. Además de paralizar el proceso, Rajoy debe mostrar con contundencia que la independencia misma y los medios con los que se quiere conseguir son una auténtica locura.

Una respuesta coordinada con todos los partidos políticos refleja que el no a la secesión no es una cuestión ideológica. Por encima de las diferencias entre izquierda y derecha hay un proyecto compartido que tiene como referente la Constitución del 78. Lo importante es que estos días estamos viendo una unidad en la diversidad. Y eso puede tener mucho valor pedagógico.

Leave a Comment

Your email address will not be published.